Homilía de la semana

DOMINGO 29 – C

1. “Maestro enséñanos a orar”

Recordamos aquella escena –nos llegaba en la Palabra de Dios de hace unos días– en que los discípulos le piden al Señor “Maestro enséñanos a orar”:

  • Había un deseo de oración en ellos.
  • Y Jesús les enseñó las palabras esenciales para orar: Padre nuestro… (las tres expresiones de alabanza); Danos el pan de cada día… (las cuatro peticiones sobre las necesidades básicas de cada día: el pan, el perdón, no caer en las tentaciones y quedar libres ante el mal). 

También en otra ocasión ven los discípulos al Maestro orando, dando gracias al Padre: “Padre, te doy gracias porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla”.  Y los discípulos, tras ver así al Maestro, oran ellos.

Es decir, momentos de deseo de orar y de aprendizaje: Buena disposición, fácil camino para orar…

Pero ahora van para Jerusalén. Jesús sabe muy bien lo que Jerusalén va a implicar: el acoso de escribas y fariseos, la persecución, el apresamiento, la pasión y la muerte en cruz… Van a ser unas jornadas muy difíciles, muy crudas, muy duras… Ahí el orar de los discípulos no será fácil; y sin embargo ahí la oración será más necesaria que nunca.

Y Jesús les habla de perseverancia y de insistencia: es la parábola del evangelio que acabamos de escuchar, es hoy la instrucción del Maestro.

2. Perseverancia en la oración

En la parábola que nos recoge el evangelista Lucas, qué personas encontramos: 

  • Jesús: enseñando, animando… 
  • Los discípulos: atentos, escuchando, aprendiendo… 
  • La viuda: pobre, necesitada, rogando que se le haga justicia, insistente…
  • El juez: inadecuado, que no quería molestarse, pero que, sin embargo, acaba haciendo justicia por la insistencia de la viuda.

Y Jesús dice a los discípulos (a nosotros hoy): tú como la viuda… insistencia, perseverancia en la oración… así quiere Dios… Y él hará justicia a sus elegidos.

Perseverancia que se nos muestra también en la 1ª lectura (Ex 17):

  • El pueblo está en su tarea ordinaria en aquel momento, en este caso en lucha contra los enemigos.
  • En la lucha con los enemigos se necesita la lucha normal y la oración: Moisés está en ello, con los brazos en alto.

= También nosotros: en la lucha de cada día, necesitamos la especial 

   fuerza de la oración.

La oración perseverante:

  • La figura de Moisés, con las manos alzadas es signo gráfico del orante: su oración hace posible la victoria frente a los enemigos (Ex, 1ª lec).
  • La tenacidad de la viuda consigue que el juez le haga justicia (Ev).
  • Y con la oración perseverante, permaneciendo en el camino de la Sgda. Escritura, el hombre de Dios estará perfectamente capacitado para toda obra buena” (2 Tim).

3. Es así. Y testigos de esto tenemos muchos en la hª de la salvación

El martes, Santa Teresa de Jesús: aquella Teresa de Ávila, siglo XVI, que con 18 años entra en el Carmelo y que con 45 emprende una gran reforma y la lleva a cabo. Y la oración fue el motor para su misión. La oración que es:

  • Tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama (Vida 8,5).
  • Digo yo que para las mercedes grandes que me ha hecho Dios, la puerta es la oración… Y esa puerta la quiere abierta, limpia y con gana de recibirlo (Vida 8,9).
  • Y a cuanto yo puedo entender la puerta para entrar en este castillo (en las moradas de Dios) es la oración… (1 Moradas 1,7).

4. Y hoy oramos especialmente por las misiones, día del DOMUND

Las misiones, los misioneros y las comunidades en tierra de misión.

¡Cuánta vida hay en esas gentes! ¡Tanta entrega, generosidad, servicio!

El lema nos dice Bautizados y enviados, la Iglesia de Cristo en misión en el mundo.

Esas gentes, esos misioneros enviados, Iglesia de Cristo en misión en el mundo, esas comunidades necesitan nuestra oración y nuestro apoyo económico: oración y compartir nuestros bienes.

Un compartir que hace milagros. Con unos euros nuestros, una misionera, un misionero da de comer a mucha gente, levanta escuelas de manera inexplicable, crea centros de salud donde uno no se imagina… ¡Colaboremos con ellos: son nuestra avanzadilla en la evangelización!

5. Esencialidad de la oración perseverante en nuestra vida, por tanto

Ante estas llamadas a la oración, unas preguntas:

  • ¿Cómo es mi oración? ¿Qué tiempo dedico a algo tan esencial?
  • Mi oración es desde la Palabra de Dios: Leed el Evangelio a la luz de la lámpara del Sagrario (San Manuel González).
  • ¿Me lleva la oración a mejor servir a los demás, compartiendo mis bienes?

Antonio Aguilera

Homilías anteriores

DOMINGO 32 – C

DOMINGO 32 – C

1. Pregunta existencial La mayoría de la gente andamos muy ocupados en multitud de quehaceres, de tareas, de trabajos… Quehaceres, tareas, trabajos que apenas nos

Leer Más >>
DOMINGO 31 – C

DOMINGO 31 – C

1. Buenos y malos Las tres lecturas de hoy son de una riqueza impresionante, así es la Palabra de Dios. Nos detenemos especialmente en dos,

Leer Más >>
Fieles difuntos

Fieles difuntos

1. Esto viene de atrás… Judas Macabeo, jefe del pueblo judío, en el siglo II aC pidió que se ofrecieran sacrificios en el templo por

Leer Más >>

Últimas Publicaciones

Lucas 18, 35-43

Cuando se acercaba Jesús a Jericó, había un ciego sentado al borde del camino pidiendo limosna. Al oír que pasaba gente, preguntaba qué era aquello;

Leer Más >>