Santoral

San Serapión de Argel

San Serapión de Argel

En Argel, de África septentrional, hoy en Argelia, san Serapión, de la Orden de Nuestra Señora de las Mercedes, de la cual fue el primero que, para la redención de los fieles cautivos y predicación en fe cristiana, mereció la palma del martirio († 1240).

Otros santos del día:

• En Heraclea, en Tracia, hoy Mármara, en Turquía, san Teodoto, mártir († hacia el s. III).

• En Gangres, en Paflagonia, hoy Trabzon, también en Turquía, san Hipacio, obispo, que murió mártir, lapidado en un camino por los herejes novacianos († 325).

• En Aviñón, en la Provenza, territorio de la actual Francia, san Rufo, considerado como el primero que estuvo al frente de la comunidad cristiana de esta ciudad († s. IV).

• En la isla de Bardsey, en la costa de Cambria septentrional (hoy País de Gales), san Dubricio, obispo y abad († s. VI).

• En Traú, en Dalmacia, hoy día en Croacia, san Juan, obispo, que, siendo ermitaño en un monasterio camaldulense, fue ordenado obispo y defendió felizmente la ciudad de la destrucción intentada por el rey Colomano († hacia el año 1111).

• En la localidad de Eu, en Normandía, región de Francia, tránsito de san Lorenzo O´Toole (Lorcan Ua Tualthail), obispo de Dublín, que, entre las dificultades de su tiempo, promovió valerosamente la disciplina regular de la Iglesia, procuró poner paz entre los príncipes y, finalmente, habiendo ido a visitar a Enrique, rey de Inglaterra, consiguió los gozos de la paz eterna († 1180).

• En el cenobio de Santa María de Gualdo Mazocca, cerca de Campobasso, en Italia, beato Juan de Tufaria, eremita († 1170).

• En Mariëngaarde, en Frisia, hoy en Holanda, san Siardo, abad, de la Orden Premonstratense, notable por su observancia regular y por su prodigalidad para con los pobres († 1230).

• En Jerusalén, santos Nicolás Tavelic, Deodato Aribert, Esteban de Cúneo y Pedro de Narbone, presbíteros de la Orden de los Hermanos Menores y mártires, que, por predicar libremente en la plaza pública la religión cristiana a los sarracenos y confesar constantemente a Cristo como Hijo de Dios, fueron quemados vivos († 1391).

• En Caccamo, en Sicilia, región de Italia, beato Juan de Licio, presbítero, de la Orden de Predicadores, eminente por su incansable caridad para con el prójimo, por la propagación del rezo del Rosario y por la observancia de la disciplina regular, descansando en el Señor a los ciento once años de edad († 1511).

• En Ikitsuki, ciudad de la provincia de Nagasaki, en Japón, beatos Gaspar Nishi Genka, su esposa Úrsula Nishi y su hijo Juan Nishi Mataishi, mártires († 1609).

• En la fortaleza de Binh Dinh, en Conchinchina, actualmente en Vietnam, san Esteban Teodoro Cuénot, obispo de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y mártir, que, tras veinticinco años de trabajos apostólicos, durante la feroz persecución bajo el emperador Tu Duc, fue arrojado a una cuadra de elefantes, donde murió agotado de sufrimientos († 1861).

• En Nyssa, en Prusia, hoy en Polonia, beata María Luisa Merket, virgen, cofundadora de la Congregación de las Hermanas de Santa Isabel († 1872).

• En Florencia, en Italia, beata María Teresa de Jesús Scrilli, virgen de la Orden de las Carmelitas, fundadora del Instituto de las Hermanas de Nuestra Señora del Carmen († 1889).

• En Brescia, también en Italia, beato Moisés Tovini, presbítero de la diócesis de Brescia († 1889).

(Del Martirologio Romano)

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on google
Share on email

Días anteriores

Memoria de san Ambrosio, obispo de Milán y doctor de la Iglesia, que descansó en el Señor el día cuatro de abril, que en aquel

Leer más

San Nicolás, obispo de Mira, en Licia, hoy en Turquía, famoso por su santidad y por su intercesión ante el trono de la divina gracia

Leer más

Cerca de Jerusalén, san Sabas, abad, que, nacido en Capadocia, se retiró al desierto de Judea, en donde fundó un nuevo estilo de vida eremítica

Leer más

San Juan Damasceno, presbítero y doctor de la Iglesia, célebre por su santidad y por su doctrina, que luchó valerosamente de palabra y por escrito

Leer más