Homilía de la semana

PRESENTACIÓN DEL SEÑOR – A

Presentación del Señor

Himno de Vísperas II

“De una Virgen hermosa celos tiene el sol  /  porque vio en sus brazos otro Sol mayor” Así canta el himno de Vísperas II de esta fiesta de la Presentación del Señor. Dos grandes “personajes” encontramos en el himno: el Sol, con mayúscula, y esa Virgen hermosa.

Y es que hace 40 días que hemos celebrado el nacimiento: aquel Sol, nacido de aquella Virgen, Jesúsnacido de María. Y hoy celebramos la presentación de Jesús en el templo: ese Sol presentado por manos de esa Virgen.

La ley judía exigía dos cosas tras el parto de un niño: ir al templo para purificarse la madre y presentar-ofrecer el hijo a Dios.

Según el libro del Éxodo (13,12-13) los primogénitos debían ser ofrecidos a Dios como señal y recuerdo de liberación, como “señal y recuerdo de que el Señor te sacó de Egipto”. En este ambiente de una familia judía, respetuosa con su ley, se desenvuelve la fiesta de hoy: de manos de esa Virgen hermosa –y San José a su vera- el niño es presentado y ofrecido a Dios en el templo.

A la entrada, un encuentro

María y José van a ofrecer al niño, van entrando al templo para cumplir lo previsto.

El Espíritu de Dios ha impulsado a dos ancianos: dos personas de peso y sensatez, dos personas muy dignas de respeto –así se entendía al anciano en aquella cultura–, dos personas de profunda fe: Simeón y Ana.

Simeón

  • “Hombre honrado, piadoso, lleno del Espíritu Santo, que aguardaba el consuelo de Israel”. Es decir, hombre que vive el presente mirando al futuro. Muy frecuentemente el anciano añora el pasado; aquí este anciano, hombre de Dios, mira al futuro. = Importante mirar siempre al futuro.
  • ¿Y este hombre qué ve? “Mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo”.

-Efectivamente, ve la luz de las naciones: Cristo, luz que ilumina. Y la intuición popular lo expresa con fiesta de luz y de fuego: Candelaria.

-Y ve al que es lo más grande, la gloria del pueblo, al que es el esperado y el deseado.

Y ese hombre honrado y lleno del Espíritu Santo, ese hombre de Dios, ese hombre que mira al futuro, sabe que el camino será difícil y lo anuncia: ese niño será bandera discutida, y a su madre una espada le traspasará el alma.

= Evidente, el camino de luz no es nada fácil, pero ese camino de luz es el camino de salvación, ese camino de luz es el camino que ilumina a los pueblos. Camino de luz sería Jesús, pero sí, camino complicado.

Ana

  • Y el Espíritu Santo ha impulsado también a Ana, una profetisa, de 84 años; de joven, vivió 7 años casada; luego ya, viuda… ¡toda una vida!
  • Mujer anciana, viuda, que vive con ayunos y oraciones: No se ha “jubilado” ante Dios. Ante Dios, siempre; para Dios, siempre.
  • Y vivía en contacto con los que aguardaban la liberación = como Simeón, también de cara al futuro. Y daba gracias = actitud esencial de la persona creyente. Y hablaba del niño a todos = ha esperado y deseado toda su vida al Salvador, ahora se ha encontrado con él, lo ha conocido y lo proclama a todos.

¿Y María y José?

  • En lo que Dios pide, presentando y ofreciendo al hijo, presentando y ofreciendo lo que más querían. Y escuchando admirados… Colaborando.
  • Padres modelo: -nuestro hijo, del Señor, para el Señor.

      -nuestro hijo, de la gente, y para la gente: luz de las 

                                                                               naciones.

¿Y nosotros?

  • Hemos visto en la escena dos ancianos modelo, unos padres modelo, y el hijo ofrecido a Dios… ¿Y nosotros?
  • Nosotros somos parte de ese mismo Cristo: presentado Él, nosotros estamos presentados con Él al Padre Dios… Hemos de ser luz, luminaria, fuego, calor… Cargados siempre de humanidad y generosidad.
  • Hermanas y hermanos nuestros, mujeres y hombres como nosotros, han ofrecido su vida por completo a Dios, para que sea totalmente de Dios y al servicio de los hermanos: hoy es el Día de la Vida Consagrada.
  • Muchas religiosas y religiosos, consagrados… Están viviendo y quieren vivir la entrega a Dios y el servicio a la gente:
    • Agradecemos su vida y rezamos por ellas y por ellos.
    • Y pedimos a Dios las vocaciones consagradas que necesitan.
    • Y nos planteamos también todos nosotros hoy cómo estamos consagrando nuestra vida al Señor:
      • ¿Cómo me presento yo hoy ante el Señor?
      • ¿Qué le doy a Dios cada día?
      • ¿Qué entrega tengo para con los hijos de Dios, mis hermanos? En mi familia, a través de mi profesión, en mi servicio a los ancianos (Simeón y Ana)…
  • Y nuestra consagración a Dios, de las manos de María, que llevó a su hijo.

Antonio Aguilera

Homilías anteriores

CUARESMA, DOMINGO 5º – A

CUARESMA, DOMINGO 5º – A

Al árbol le son imprescindibles sus raíces Siendo joven, diácono, viví este diálogo con un abuelo, un hombre de campo, de Almáchar:  -“¿Ha visto árboles

Leer Más >>
CUARESMA, DOMINGO 2º – A

CUARESMA, DOMINGO 2º – A

1. Introducción Nos paramos, hermanos, unos breves minutos a profundizar y gozar los textos bíblicos que acabamos de escuchar. Y nos paramos, además, a conectarlos,

Leer Más >>

Últimas Publicaciones

Juan 8, 1-11

En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos. Al amanecer se presentó de nuevo en el templo, y todo el pueblo acudía

Leer Más >>

San Pedro Regalado

Nació en Valladolid en 1390. A los 13 años entró en el convento de los franciscanos. Dos años después fue llevado por el padre Pedro

Leer Más >>
Danos tu vida

Danos tu vida

“Lazaro, nuestro amigo, está dormido; voy a despertarlo”. Son las palabras de Jesús en este domingo de hoy, que hacen que nuestro corazón de un

Leer Más >>

San Guillermo Tempier

Se cree que nació en Poitiers (Francia) pues en esta ciudad fue canónigo regular. Su celo, firmeza y amor a la Iglesia le impulsó a

Leer Más >>